Cómo aprender a cocinar desde cero y con motivación

Comparte la noticia:

Cocinar es una de las aficiones más relajantes que puedes practicar. La satisfacción de comer con amigos o con familiares un plato que hayas preparado con cariño, no tiene precio. Sin embargo, sigue habiendo muchos neófitos que entienden que cocinar es meter una bandeja en un microondas. No funciona así. A continuación, te damos varios consejos prácticos para que consigas los mejores resultados en poco tiempo.

La motivación como punto de partida

Lo primero que debes hacer es tener ganas de preparar alguna que otra receta. Para entrar en calor, nada mejor que personalizar un delantal en Regalospublicitarios.com con un mensaje del tipo «Tiembla Arguiñano» o «El próximo chef más famoso del mundo». Tras ponerte el delantal sería aconsejable que tuvieras en cuenta los siguientes aspectos:

– Adquiere un menaje básico, pero de calidad. Una olla de tamaño medio, una sartén y una bandeja de horno pueden ser suficientes.

Un juego de cuchillos no debe faltarte. Recuerda que debes andar con extremo cuidado al cortar algo, es preferible ir más despacio y conservar los dedos, que todo lo contrario.

– Usa tus días libres para preparar una receta que te pueda gustar. Hoy en día es muy sencillo encontrar vídeos en Youtube y libros en los que se describe cómo preparar un plato paso a paso de forma didáctica.

No intentes empezar la casa por el tejado. Pasta con tomate, una pizza sencilla y platos similares pueden ser un gran comienzo. No quieras correr antes que andar porque podrías desilusionarte.

Otros consejos prácticos

Resulta más sencillo aprender a hacer una receta que sepas que te gusta a una que no conoces. Recuerda algún que otro plato que te sorprendió y ponte manos a la obra. Es importante tener presente que cada cocinero le da su toque especial a lo que prepara. Un buen ejemplo es la tortilla de patatas, ¿has probado alguna vez dos con el mismo sabor?

Es imprescindible que sepas que la repostería es una ciencia exacta. Si vas a preparar algún postre necesitas una báscula, porque las cantidades han de ser respetadas al milímetro así como la temperatura del horno, si procede, y todo tipo de tratamiento de los ingredientes. Si no te gusta tanta exactitud, apuesta por la cocina tradicional. Un puñado de más nunca estropeará tu plato.

Sería interesante que comenzases cocinando platos en el horno -es más fácil controlar el punto de cocción- o en crudo. Una ensalada variada puede ser un gran plato siempre que escojas bien los ingredientes y que uses una vinagreta adecuada. Recuerda ir dándole una vuelta de tuerca a tu aprendizaje cuando comiences a dominar las primeras recetas que prepares. Un truco: a menos ingredientes, más posibilidades de bordar un plato.

Así que ya sabes, si quieres preparar el próximo ágape dominical, solo tendrás que ponerte manos a la obra con ganas de comerte el mundo y todo lo que salga de tu cocina. Con paciencia y una caña, todo se pesca que suele decirse. ¿Te animas a convertirte en un gran chef?

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *