Cómo actuar con las personas alérgicas a los alimentos

Comparte la noticia:

Hoy en día cada vez es más frecuente el tener que ofrecer una respuesta efectiva a las demandas de un grupo de población con necesidades alimenticias específicas.

Las alergias llevan a modificar los ingredientes de elaboración de alimentos e incluso las técnicas que empleamos para cocinarlos o el proceso de producción de los mismos.

Todos tenemos derecho a una alimentación segura. Por eso es necesario, en especial por parte de las personas que se dedican a la manipulación de alimentos, conocer los aspectos básicos relacionados con la alimentación de las personas con alergias, para asegurar que no existe riesgo para su salud.

¿Qué es una alergia alimentaria y qué puede provocarla?

Una alergia alimentaria es una reacción fallida de nuestro sistema inmune, que interpreta como “elemento invasor” a algo que no lo es, en este caso un determinado alimento, y lucha contra él.

Las alergias alimentarias pueden provocarte alteraciones que van desde la urticaria hasta el shock anafiláctico.

Los alimentos que presentan un riesgo alto de producir alergia en adultos son el pescado, el marisco, las legumbres y los frutos secos. En el caso de los niños destacan los huevos y la leche.

La legislación referente a alérgenos

En 2014 entró en vigor para toda la Unión Europea un reglamento de información al consumidor, que introduce cambios importantes en la información que se debe proporcionar a los consumidores acerca a los alimentos que se ponen a su disposición.

Hay 14 alérgenos que deben citarse cuando se usen como ingrediente, entre los que se encuentran los cereales con gluten, los crustáceos, los frutos de cáscara o el huevo.

Los establecimientos relacionados con la alimentación deben garantizar unas correctas prácticas de manipulación de alimentos para evitar su contaminación.

Por eso es fundamental que estés formado en materia de alérgenos y que toda la información que recibe esté actualizada. Encontrarás más info aquí.

Cómo actuar con las personas alérgicas

Este es un pequeño resumen de las pautas que debes tener en cuenta si eres manipulador de alimentos:

– Hay que prestar atención al etiquetado de los alimentos y tener en cuenta los ingredientes que se van a usar en la preparación de cada plato.

– Una vez abierto un envase no hay que quitar la etiqueta ni verter su contenido en un bote de cocina, pues no tener la etiqueta a la vista puede crear confusiones.

– Los alimentos que puedan estar implicados en alergias deben almacenarse en un sitio exclusivo.

– Se debe limitar al máximo el consumo de productos industriales, dando preferencia a los naturales. En el caso de que resulte imposible, habrá que asegurarse de que no llevan alérgenos.

– Es importante evitar las contaminaciones cruzadas que se producen cuando un alimento limpio entra en contacto con uno contaminado.

– El plato destinado a una persona alérgica debe mantenerse aislado hasta el momento de servirlo, cubierto y bien identificado, así se evitan posibles contaminaciones.

Si eres el encargado de manipular alimentos puedes prevenir riesgos siguiendo estas pautas gestionando de manera adecuada el almacenaje y suministro de alimentos, tratando de evitar las contaminaciones que se producen durante el proceso de trabajo y manteniendo actualizados sus conocimientos sobre alérgenos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *