Consejos para tener tu pequeño huerto en el jardín

En los últimos años se ha producido un auténtico boom en el sector de la agricultura, debido principalmente al auge de la agricultura ecológica. Cada vez son más las personas que deciden hacer sus propios pinitos en el mundo agrícola, llegando incluso a tener unos pequeños huertos en el jardín de sus casas que les permitan disfrutar de auténticas verduras y hortalizas totalmente naturales.

Si este es tu caso, te recomendamos que prestes atención y tomes nota, ya que con el objetivo de echarte una mano, vamos a aprovechar este post para darte una serie de consejos que serán clave para tener tu pequeño huerto en el jardín de casa y que puedas disfrutar del máximo sabor y de la mayor calidad. ¿Te gusta la idea? ¡Comenzamos!

Elige la parte más soleada

Antes de ponerte manos a la obra con la construcción del huerto, es importante que te asegures de escoger la zona más soleada de tu jardín. Es importante que los cultivos reciban al menos 5 horas de luz directa al cabo del día, ya que de lo contrario tendrás que centrarte únicamente en el cultivo de una serie de plantas como la hierbabuena o la menta.

Selecciona la medida adecuada

Elige la medida adecuada para tu huerto, así como la forma, que por lo general suele ser circular o cuadrada. Debes dejar espacio alrededor para que puedas moverte sin problema y así poder llevar a cabo todas las acciones básicas para la buena salud del cultivo: riego, limpiezas, trasplantes, etc.

Trabaja la tierra

Es fundamental que trabajes la tierra correctamente, removiéndola para que se ablande y se oxigene, con ayuda de herramientas como una pala, una picota o un rastrillo. Limpia el terreno correctamente hasta que quede totalmente libre piedras, malezas, etc.

Deberás además preparar un aislante, y para ello lo mejor es recurrir a la madera o a la cerámica, dos materiales aislantes y porosos totalmente recomendables para los cultivos. Trata que al menos disponga de 20 centímetros de altura para que las raíces puedan crecer sin problema, y si es posible, incorpora también un sistema de desagüe para que no se produzcan encharcamientos con la lluvia.

Siembra las semillas

Llegó la hora del momento esperado; plantar las semillas. Deberás hacerlo a poca profundidad y en forma de hilera, dejando la distancia necesaria que necesite cada especie para crecer adecuadamente. Cuanto más grande sea la planta, más grande deberá ser el espacio y más agua necesitará.

Comienza por los cultivos más sencillos

Si es tu iniciación en el mundo de la agricultura, te recomendamos que empieces por los cultivos que son más fáciles de cultivar, como las lechigas, los rábanos, los ajos o la rúcula entre otras. De esta forma tendrás más posibilidades de conseguir unos resultados beneficiosos, y no llegar a desmoralizarte.

Protege tus cultivos de plagas y enfermedades 

Ahora que ya tienes el huerto montado y las semillas plantadas, tan solo te queda proteger a tus cultivos de la aparición de plagas o enfermedades que pudieran echar por la borda todo el trabajo realizado. Gracias a los fungicidas se pueden controlar enfermedades de manera muy efectiva, acabando con los posibles hongos de forma realmente eficaz.

The following two tabs change content below.

Casaflorencio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *