Disolución de condominio: todo lo que necesitas saber

Comparte la noticia:

La disolución de condominio es una situación recurrente, sobre todo, si tenemos en cuenta que el divorcio es una realidad recurrente. Hay que tener en cuenta que la mayoría de las casas se compran al 50 %, de manera que, cuando hay una separación, conviene delimitar quién se va a quedar con la propiedad. En este artículo te explicamos qué aspectos has de tener en cuenta para que el proceso no te genere más problemas de los habituales.

Cómo disolver un condominio

Una vez que hayáis decidido separaros, lo normal es que la casa se la quede uno de los miembros de la pareja, asumiendo también las cargas que correspondan en su momento. En consecuencia, lo que conviene delimitar es cómo se realiza esa transmisión, que está regulada por los artículos 400 y 406 de nuestro Código Civil.

Si bien existe la posibilidad de que uno de los cónyuges venda al otro su parte de la vivienda, no suele ser lo más aconsejable, dado que vas a pagar más impuestos que si aprovechas otras fórmulas. Concretamente, pagarías unos gravámenes que oscilan entre el 6 y el 8 % de acuerdo con la Comunidad Autónoma, a través del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP).

Lo ideal es que la fórmula jurídica de la transmisión sea una extinción del condominio que ahorra impuestos. Si te quedas con la casa solo tendrás que afrontar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, que supone entre el 0,5 y el 1% . Si eres el vendedor, tendrás que pagar lo que corresponda por la ganancia en el IRPF.

Disolución en matrimonios

La disolución de condominio en un matrimonio suele ser parte del proceso de divorcio, incluyéndose los detalles en el Convenio Regulador que tendrá que aprobar el juez. Esta circunstancia se dará si has comprado la casa al 50 % estando en separación de bienes, así como si estabas casado en régimen de bienes gananciales y comprasteis la casa después de contraer matrimonio.

En condiciones normales, y siempre y cuando no haya hijos menores de edad, no habrá demasiado problema en que se apruebe lo que hayáis determinado con anterioridad.

Parejas de hecho y herencias

Para disolver el condominio en una pareja de hecho tendrás que aplicar la misma lógica que en una separación de bienes convencional. Te recomendamos que optes por la extinción del condominio y la fórmula de la transmisión, en vez de hacerlo mediante la venta convencional, porque ahorraréis impuestos.

Otro caso habitual es el de las herencias, donde es perfectamente posible que distintas personas tengan una parte de la propiedad de un inmueble. Si esto sucede, la transmisión de las partes es la mejor alternativa. Sin embargo, aquí no siempre tiene que haber un condominio previo.

Conclusión

La disolución de condominio es una posibilidad que permite transmitir una parte de la propiedad de la vivienda al otro propietario ahorrando tributos y minimizando los perjuicios. Por lo tanto, te conviene conocer en qué circunstancias se da y cómo ejecutarla, ya que tanto en divorcios como en herencias es común esta situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *