En Madrid no hay playa pero te mostramos alternativas

Una cuestión muy común: ¿dónde bañarse en Madrid en verano? Y toda una odisea para aquellos que no estén habituados a vivir la época de más calor del año en la capital del país. Pero los más avispados y los locales conocen unas cuantas buenas alternativas cuando no se dispone de tiempo suficiente para ir a pasar unas vacaciones a la costa. En este post de hoy, te traemos ideas para darte un buen chapuzón sin que notes la ausencia del mar.

Los embalses y pantanos

Pantano de San Juan. No en vano, lo conocen como ‘la playa de Madrid’ ya que es el lugar de recreo más conocido y con mejores instalaciones de toda la comunidad. Situado entre varios municipios de las provincias de Madrid (San Martín de Valdeiglesias y Pelayos de la Presa) y Ávila (El Tiemblo y Cebreros), en sus aguas (provenientes del río Alberche) está permitido bañarse y cuenta con hasta 14 km de playas, algunas de ellas nudistas.

El entorno de naturaleza es idóneo (está muy cerca de la Sierra de Gredos) para ir a pasar un día de excursión desde la capital, que queda a una hora de distancia (unos 70 km). Allí, tendrás la posibilidad de darte un baño, de tomar algo en sus múltiples chiringuitos y restaurante e, incluso, de practicar algún deporte náutico. Y es que se trata del único embalse de la Comunidad de Madrid que es navegable.

Embalse del Atazar. Aunque no se permite el baño en sus aguas que provienen del río Lozoya, el Embalse del Atazar (el mayor en superficie de toda la Comunidad de Madrid) también es muy conocido por los madrileños cuando llega el verano. En él, se pueden practicar algunos deportes náuticos, siempre y cuando las embarcaciones no lleven motor. Por este motivo, se trata de un punto de reunión muy animado para los amantes de la vela.

Piscinas de todos los tipos

Las Presillas. Una de las opciones más recurridas en cualquier lugar que tenga el mar un poco lejos son las piscinas naturales. En Madrid también las hay y Las Presillas se encuentran en el municipio de Rascafría. Muy cerca encontrarás otro lugar igualmente apto para el baño y mucho más tranquilo: la llamada Cascada del Purgatorio.

Las Dehesas. Otro complejo de piscinas, aunque estas no son naturales y fueron construidas en el año 1978, gracias al agua que aportaba un arroyo cercano. Dicen que el agua es gélida, así que el chapuzón está reservado para los más valientes. Sin embargo, la zona en la que se ubican es ideal para pasar un día de picnic en el campo. Están situadas en el municipio de Cercedilla, en pleno corazón de la Sierra de Guadarrama.

Ríosequillo. Con este nombre se denomina al complejo dedicado al baño más grande de toda la Comunidad. Se trata de un área recreativa con capacidad para 2.000 personas y que en verano ofrece diferentes servicios: piscinas en un entorno natural, campo para pasar un día en la naturaleza… Para conocerlo hay que ir hasta el municipio de Buitrago de Lozoya.

The following two tabs change content below.

Casaflorencio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *