No dejes que tu idea caiga en malas manos

p style=”text-align: justify;”>
Una buena idea puede convertirse en una empresa muy fructífera y cambiarte la vida. No todo el mundo las tiene, por eso siempre hay quien crea, quien copia y quien se aprovecha del talento ajeno. Si estás en el primer grupo y eres una persona ingeniosa, has de aprender a registrar tus ideas y a patentar tus inventos, es la única manera que tienes de protegerlos y de protegerte a ti mismo.

En un mundo global, es muy fácil que otra persona te robe tu propia creación y la explote. Si te pasa algo así, te sentirás muy impotente, por eso has de estar preparado. La única manera que tienes de demostrar que algo es propio es documentándolo, solo así podrás ganar la batalla legal ante una copia, plagio, robo o falsificación.

Claves para registrar una patente

Si tienes una idea que es novedosa, o has desarrollado un invento, entra en registro de patentes para poder salvaguardarla de otros. Para ello, te explicamos algunas cuestiones que te conviene tener en cuenta.

1. Las ideas y las marcas se registran como propiedad intelectual

Conviene diferenciar lo que es una idea o una identidad corporativa de lo que es una patente, puesto que las primeras se protegen a través del registro de propiedad intelectual. En este caso estamos hablando de los intangibles, del concepto o del proyecto intelectual o gráfico.

2. Los tangibles se patentan

Cuando un producto es físico, que se puede tocar y se puede fabricar. Se patentan los aparatos, los utensilios y las herramientas.

Para entenderlo bien, hay que diferenciar entre lo que es una patente y lo que es un registro. La patente se te otorga como inventor de algo, es decir, tienes la exclusividad de lo que has inventado durante un determinado tiempo. Después, tienes que renovar los derechos que tienes asignados. En cambio, con un registro, consigues proteger tus ideas, tus creaciones o tus marcas. Por eso, las ideas se registran y los productos se patentan.

En el caso de España, el registro tiene una duración de diez años y la patente la tiene de veinte. Durante ese tiempo, otros no pueden hacer uso ni de tus ideas, creaciones o inventos. Ten en cuenta que tanto los registros como las patentes tienen también sus limitaciones territoriales. La protección se establece en el país en el que la has hecho, aunque también existen acuerdos con otros territorios del ámbito internacional.

Pasos para hacer un registro o una patente

Lo primero es definir qué es lo que vas a patentar, después has de comprobar que es original y auténtica. Una vez esté comprobado, has de presentar la solicitud y esperar a que esté aprobada. Si quieres garantizar el éxito del proceso, es aconsejable que busques a un profesional o a una empresa que se dedique a realizar todas estas gestiones. Conocen bien la burocracia y la documentación que conviene presentar, para que tu idea o tu invento esté bien protegido acorde a lo que marca la legislación vigente. Vale la pena que lo hagas para invertir con total tranquilidad.

The following two tabs change content below.

Casaflorencio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *