¿Quieres ser DJ? Aprende a calcular las pulsaciones por minuto de una canción

Comparte la noticia:

Uno de los puntos más importantes para convertirte en DJ y conseguir enloquecer al público, es aprender a calcular las pulsaciones por minuto de una canción, o como se le conoce en el mundo de la música, los BPMs. Esto es clave para que puedas unir una canción con otra sin que se aprecie la transición, haciendo coincidir simplemente ambos extremos.

Lo que ocurre es que esto es más complicado de lo que parece, por ello en este post te vamos a dar una serie de trucos y consejos para que puedas calcular las pulsaciones por minuto de tus canciones. Toma nota.

Atención al ritmo

Deberás escuchar la canción y prestar atención al ritmo, y para ello lo mejor es que cierres los ojos, te relajes y trates de sentir el pulso de la música. Ve marcando tú mismo el ritmo de la canción con la mano o moviendo la cabeza. Si te cuesta descubrirlo, aísla la batería para que te resulte más sencillo reconocer el resto de instrumentos.

Actualmente existen muchas aplicaciones móviles que calculan las pulsaciones automáticamente según el número de golpes que des en la pantalla.

Cuenta las pulsaciones

Una vez hayas cogido el ritmo, cuenta el número de pulsaciones que se dan durante 15 segundos y después multiplícalas por cuatro, para así conocer el número de pulsaciones que se producen por minuto.

Si por ejemplo durante los 15 segundos se dieron un total de 20 pulsaciones, tendrás que multiplicarlas por 4, lo que dará 80, significando que la canción tiene una velocidad de 80BPM.

Y si quieres que la precisión sea mayor todavía, aumenta el periodo de 15 a 30 segundos por ejemplo, pero después multiplica el número obtenido por dos en vez de por cuatro, ya que 60 segundos divididos entre dos será dos.

Apunta las pulsaciones al lado de cada canción

Uno de los consejos más eficaces para triunfar, es que apuntes al lado del título de cada una de las canciones que vayas a pinchar, el número de BPM. Ordena las canciones de menor a mayor velocidad, ya que de este modo te será más sencillo saber cuáles son las que resultan más fáciles de empalmar.

No más de 5BPM de distancia

Otro buen consejo es que no trates de empalmar canciones entre sí que estén a más de 5BPM de distancia, ya que de lo contrario es posible que el cambio resultase demasiado brusco.

Es importante que cada canción tenga un número de BPM superior a la anterior, pero siempre sin excederse. Por supuesto, también podrás realizar excepciones, aunque no te acostumbres a ello, ya que en ese caso estarás obligado a reducir las velocidades de la mezcla.

Cuidado con las canciones de los 80

Si te gusta la música más retro, ya sabrás que aquellas canciones anteriores a la década de los 80 no tenían un ritmo constante a lo largo de la canción, algo que resulta complicado ya que la velocidad fluctúa ligeramente, debido a que anteriormente la batería se grababa aparte, fuera del estudio. 

The following two tabs change content below.

Casaflorencio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *