Cómo hacer una correcta limpieza de colchones

Comparte la noticia:

Un colchón es una pieza clave en nuestro hogar que nos proporciona descanso y comodidad al acostarnos en él, pero al igual que la ropa de cama que debemos limpiarla cada cierto tiempo, el colchón también debe mantenerse limpio y libre de suciedad. Ya que por su tamaño y constitución es imposible introducirlo en la lavadora, vamos a exponer unos consejos útiles para mantener higienizado el colchón, libre de ácaros y microorganismos invasores que pueden dañar nuestra salud.

Algunos consejos para mantener limpio el colchón

Nos hemos encontrado en muchas ocasiones con manchas incómodas como de orina, o sangre que no sabemos cómo deshacernos de ellas. Si no usamos una funda de colchón la cual podemos poner en la lavadora, os damos unos consejos para limpiar el colchón.

Cuando las manchas son de sangre y si actuamos al momento, podemos usar agua oxigenada en abundancia y frotar con un paño limpio. Si se trata de una mancha de orina, mejor si se limpia inmediatamente, usando champú impregnado en una esponja. No solamente quitará el mal olor, sino que también los desinfectará, librando la zona de bacterias.

También puedes usar alcohol o vinagre. Se aplica directamente sobre la mancha y se retirara el exceso de líquido con un aspirador o frotando con una bayeta o paño absorbente sobre la mancha. Una vez la mancha se ha secado, puedes repetir la operación si ves que necesita un retoque.

Mantenimiento del colchón

Pero no todo es tener un buen colchón de los mejores materiales, también es muy importante mantenerlo a raya de los ácaros y chinches, esos microorganismos que no se ven a simple vista, pero que existen y acampan a sus anchas en nuestro lugar de descanso provocando alergias y problemas cutáneos.

Para proporcionar una limpieza correcta y poder así eliminar chinches y otros microorganismos del colchón, podemos usar algo tan simple y económico como bicarbonato, de gran poder antibacteriano e higiénico.

Primero hay que deshacer la cama, despojándola de mantas, sábanas y cubre colchones. Después, con un paño húmedo con agua templada y jabón neutro limpiaremos la superficie del colchón, insistiendo en zonas donde haya alguna que otra mancha.

Cuando se haya secado el colchón, bien al aire libre, bien pasándole un secador de pelo, espolvoreamos bicarbonato por toda la superficie del mismo, dejándolo actuar unas horas.

Pasadas dos o tres horas, hay que retirar el bicarbonato usando un simple aspirador de mano o, en su defecto, un aspirador normal para suelos usando la boquilla destinada a alfombras o sofás.

Con el bicarbonato de sodio, gracias a sus propiedades higienizantes conseguirás que tu colchón quedé limpio y libre de ácaros, chinches y microorganismos que se acumulan con el paso del tiempo, además de ahorrar dinero en productos caros.

Otra opción es usar la vaporeta. Colocando el colchón de forma vertical, tienes que pasarle la vaporeta por toda la superficie. El vapor es infalible para acabar con bacterias, ácaros y microorganismos, pues estos no resisten las altas temperaturas del agua vaporizada.

Es aconsejable realizar estas operaciones cada cierto tiempo, sobre todo cuando pasamos de una estación a otra, cuando tenemos niños o habitaciones para invitados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *